miércoles, 23 de agosto de 2017

UN NUEVO AMANECER, Cap.36

"Momentos como aquél eran brotes del Árbol de la Vida,
 flores de tinieblas".   Virginia Woolf

Lourdes desgranaba un rosario en su reclinatorio, aquel reclinatorio que sostuvo su frágil cuerpo cuando llorando rezaba por su amado Rafael, muerto, creía ella, en una cruenta batalla.
Días grises, de angustia y tormento, días en los que deseó estar muerta. Sin embargo, Dios escuchó sus ruegos desesperados y le devolvió a su marido de la tierra de los muertos.
Y ahora, nuevamente, el precipicio y la desolación.
"¿Dónde estás Miguelito?, ¿dónde?. ¡Señor, te suplico que nada malo le suceda! ¡Protégelo, por favor! ¡Protégelo!", gemía en la oscuridad de su cuarto.
Mercedes entró sigilosa. No deseaba perturbarla. Sin embargo, el leve resplandor de la vela que portaba hizo que Lourdes se volviera con brusquedad hacia la la luz.
_ Querida, ¿por qué no te recuestas? _ Mercedes la ayudó a incorporarse y Lourdes, mansamente, se dejó llevar. Inútil oponerse, las fuerzas la habían abandonado dejándola laxa como una marioneta.
_ Abuelita, ya pasaron casi cinco horas desde que Rafael se fue. ¿Por qué tarda tanto?...¡Ay Abuela, esta espera me mata!! _ la voz quebrada, el cuerpo quebrado...Mercedes, desesperada no sabía cómo consolarla, cómo contenerla...si ella misma estaba en el infierno.
_ Lourdes, mi avecilla... _ comenzó a decirle mientras le trenzaba el cabello enmarañado.
_ Así me llamabas de niña cuando lloraba por no tener mamá _ la miró con esos enormes ojos como dos charcas de aguas luminosas. Su fragilidad le perforó el alma.
_ Siempre serás mi avecilla. Sin tu existencia me hubiera hundido en la tristeza más absoluta _ Mercedes la cubrió con una manta de vicuña. La calidez de la lana la reconfortó templando el hielo que atenazaba sus miembros _ Verás como Rafa regresa con Miguelito. No perdamos la esperanza _ se inclinó sobre su nieta y la besó en la frente.
Lola apareció agitada.
_  Don Rafael está en la sala con el Jefe de Policía.
Al escucharla, Lourdes salió disparada como un rayo de la cama. Descalza corrió por los pasillos hasta alcanzar la sala. Ni bien lo vislumbró, se aferró a él buscando protección, consuelo. Poco a poco se soltó de él y al mirarlo a los ojos, supo la verdad. No lo habían encontrado, no había rastro de su Miguelito...y se desarmó en los brazos de su marido.
Mercedes, que en ese momento llegaba con las botitas de cuero de Lourdes se quedó paralizada al cruzar su mirada con Esteban Salguero. Él esbozó una tímida sonrisa como de disculpa, y enseguida le volvió la espalda prestando atención a la pareja del sofá.
Rafael, arrodillado sobre la alfombra, sostenía la mano de Lourdes que reposaba en el sillón. Lola la abanicaba con el último número de "La Moda Elegante", revista que coleccionaba Mercedes. Tina, sin perder un minuto, corrió por las sales y se las pasó por las fosas nasales.
_ Gracias madre _ Tina se arrodilló junto a él y Rafael apoyó la cabeza en el hombro de su madre. ¡Cuánto necesitaba descansar!
_ ¡Miguelito! ¿Dónde está Rafa, dónde? _  Lourdes gimió desgarrada.
_ Lourdes, mi amor, seguiremos buscando. Probablemente esté escondido en alguna casona abandonada. Miguelito es muy fantasioso, con seguridad estará persiguiendo algún monstruo para darle caza _ "o mejor dicho, un monstruo le dio caza a mi pequeño", reflexionó angustiado _ Lourdes, este señor es Esteban Salguero, el Jefe de Policía, él nos está ayudando en la búsqueda.
_ Así es señora _ Salguero se adelantó, le tomó una mano y se la besó _ "tan parecida a su madre", se emocionó _ Mis hombres tienen cubierto un extenso radio que cubre todo el barrio de Montserrat, incluso tres patrullas de vigilantes a pie recorren en este mismo momento palmo a palmo el "Barrio del Tambor". Lo encontraremos Lourdes _ se atrevió a llamarla por su nombre de pila imprimiéndole cariño...ternura _ Lo prometo.
Mercedes carraspeó nerviosa. "¿Qué hace acá este tipo?", se indignó. Lorenzo, que regresaba de la cocina trayendo una taza de café, adivinando la intención de su hermana de "cantarle cuatro frescas" al patán desvergonzado que se animaba a presentarse en su casa, la casa de Consuelo, la codeó con brusquedad para evitar un verdadero desastre. Mercedes lo fulminó con la mirada, pero calló. Aún no era el momento de poner las cartas sobre la mesa.
Rafael, ajeno a la animadversión que sentían Lorenzo y Mercedes hacia el Jefe de Policía, luego de hacer las presentaciones pertinentes, lo invitó con unos amargos en la cocina. Los hermanos comprendieron la intención de Rafael de conversar lejos de la atención de Lourdes y accedieron con prontitud.
_ Mi amor, voy unos minutos a la cocina con Salguero y los tres vigilantes por unos mates. Algo caliente nos sentará bien antes de continuar la búsqueda. No, no querida, quiero que te quedes aquí descansando _ la detuvo con dulzura cuando Lourdes intentó levantarse y acompañarlo._ Madre,cuídela, por favor.
Rafael besó a Lourdes y en el beso halló la fortaleza para no darse por vencido: su hijo vivía y pronto estarían juntos.
Se sentaron en la larga mesa de la cocina. Rafael y Salguero frente a Mercedes y Lorenzo. Los tres vigilantes optaron por quedarse cerca del fogón. Lola servía los mates. Una fuente de tortas fritas en el centro de la mesa acaparó las miradas de los vigilantes que estaban famélicos luego de una ardua jornada en la que apenas probaron bocado.
_ Jacinto llevate la fuente y den buena cuenta de ella, se lo merecen _ animó Salguero al vigilante más joven, un muchacho de apenas diesiseis años. Los hombres, agradecidos, comieron a cuatro manos ante una Lola escandalizada por la velocidad en que se vació la fuente.
_ ¿Cuál es la situación Rafael? _ Lorenzo, pálido y ojeroso, temía lo peor.
_ Es muy grave _ comenzó Rafael.
_ Muy grave, lamento decir _ remarcó Salguero _ Hemos...
_ Prefiero que nos informe Rafael _  lo interrumpió con acritud Mercedes.
Lorenzo le lanzó una mirada feroz y Salguero bajó la cabeza, como avergonzado.
_ ¿Qué sucede? _ Pregunto Rafael, perplejo ante la tirantez reinante entre Salguero y los hermanos Escalante.
_ ¿Por qué? _ Lorenzo encendió un cigarro. Mercedes, de un manotazo, le quitó la cigarrera, extrajo otro cigarro, se lo llevó a la boca, lo encendió con el yesquero y aspiró el fuerte tabaco que Buenos Aires importaba del Paraguay. Los hombres, boquiabiertos, la observaron pasmados.
_ ¡Mujer!, ¿desde cuándo fumás? _ exclamó Lorenzo ofendido por semejante desfachatez.
_ Desde hoy, ¿algún problema? _ lo enfrentó, los ojos llameantes y la voz con el poder de una espada afilada.
_ No, no, ningún problema. Si fumar te place..._ Lorenzo decidió no contradecirla. Si lo hacía Mercedes era capaz de decapitarlo. "El horno no está para bollos", pensó resignado.
_ Muy bien. Y ahora basta de pavadas. En cuanto a lo que nos une a Salguero, es una historia amarga. El es el padre de Lourdes, el canalla que se burló de mi Consuelo. El miserable que provocó su muerte y la de mi marido _ cada palabra que Mercedes pronunciaba tenía la fuerza de un látigo que caía sobre Salguero dejándolo en carne viva.
Rafael escuchaba anonadado.
_ ¿Usted?...
_ Sí, mi amigo. Yo soy ese cobarde que huyó dejando a la mujer que amaba más que a mi propia vida sumida en el oprobio y la vergüenza _ se lamentó cubriéndose el rostro con las manos.
_ ¿Amarla?, ¿más que a su propia vida? ¡No me haga reír! Por su culpa mi sobrina tuvo que recluirse en un convento de monjas, alejada de todo afecto. Por su culpa sufrimos toda clase de afrentas. La sociedad pacata en la que vivimos no perdona, señor mío. Lourdes, de niña, nunca tuvo amigas. Las nobles familias, enteradas a pesar de nuestros recaudos, no permitieron que sus queridas hijitas hicieran migas con una bastarda. Mercedes, Tina y yo fuimos todo para ella, luchando siempre por su felicidad y lo logramos, señor mío, lo logramos a pesar de la ausencia de una madre y de un padre _ esto último lo remarcó con ferocidad.
Los vigilantes que tomaban mate tranquilamente, sobresaltados por los gritos, huyeron al patio trasero llevándose la  pava y el mate con ellos.
_ De nada sirve decir que estoy arrepentido y que la vida me ha hecho pagar con creces mi falta _ Salguero estaba consternado.
_ Efectivamente, de nada sirve _ expresó Mercedes con severidad mientras sacudía las cenizas del cigarro en un platillo de porcelana.
_ Pero ahora se me presenta la oportunidad de rectificar en parte mi conducta. Como Jefe de Policía he puesto en acción a todos mis hombres. Tres patrullas de vigilantes a caballo y dos de vigilantes a pie recorren los suburbios de la ciudad para dar con Miguelito y capturar al monstruo que lo secuestró. Yo mismo junto a Rafael hemos estado a punto de atraparlo...
_ ¿¡Cómo es eso?! _ lo interrumpió alterado Lorenzo. Mercedes ahogó un grito.
_ Por el camino que lleva a la pulpería "El gallo rojo", nos topamos con una carreta. La conducía un negro que detuvimos tiempo atrás. En la carreta encontramos el cadáver de la señorita Amelia Pacheco del Prado.
Mercedes quedó atónita al escuchar el nombre de la hermana del doctor Imanol. El cigarro se le cayó de los dedos temblorosos. La situación se volvía cada vez más siniestra.
_ Lola, trae una botella de ginebra _ ordenó Lorenzo agitado.
La negra, también temblando, puso sobre la mesa los vasos y los llenó de aguardiente. "No quiero escuchá má, no quiero escuchá má, ¡ay Dios mío!, que el Miguelito estea bien. Angelito de la Guarda, protejelo", repetía en silencio y se secaba las lágrimas con el dorso de la mano.
_ Continúe Esteban, continúe _ Lorenzo le acercó uno de los vasos.
_ Mientras identificábamos a la difunta, alguien, protegido por las sombras de la noche, asesinó al negro Tadeo como así también a dos de mis hombres que lo vigilaban. Lo hizo con dardos venenosos _ concluyó Salguero.
_ No entiendo, ¿qué tiene que ver ese negro y el cadáver de Amelia con la desaparición de Miguelito? _dijo turbada Mercedes. Nerviosa encendió otro cigarro.
_ Los vecinos de Montserrat nos confesaron, no sin oponer resistencia, que un hombre vestido de negro recorre las calles durante las noches, muchas veces con un niño de la mano. Ellos dicen que es Mandinga, el diablo, que anda suelto buscando saciar su sed con sangre inocente _ Rafael estaba conmocionado, respiraba con dificultad y un fuego interior lo consumía.
_ ¡Cobardes hijos de puta! ¿Por qué nadie lo detuvo? _ vociferó Lorenzo y poniéndose de pie pateó una silla con fuerza.
_ Tienen miedo, don Lorenzo. Creen que Mandinga caerá sobre ellos y los arrastrará al Infierno si se interponen en su camino. Están aterrados _ los defendió Salguero.
_ Son ignorantes y el malparido se aprovecha de eso _ acotó fuera de sí Rafael.
_ ¿Y usted cree que Miguelito está en las garras de ese hombre? _ preguntó Mercedes a punto de explotar.
_ Todos los indicios nos llevan a creerlo. Don Nicanor, un comerciante de la zona en cuestión nos habló de un hombre con las características de "El Búho" que este mediodía lo vio pasar raudamente frente a su fonda con un niño. Más tarde se presentó en su negocio buscando a su peoncito, un tal Gorrión. Parece que lo empleó para tareas de limpieza, al menos eso entendió don Nicanor. Ese niño debe saber la ubicación de la guarida de "El Búho", estoy seguro _ Salguero se sirvió otra ginebra y aceptó un cigarro que esta vez sí le ofreció Lorenzo.
_ Y ese chico, ¿dónde está? _ se inquietó Mercedes, blanca como la cera.
_ Desaparecido y Tadeo , muerto. Los dos testigos que podrían llevarnos a "El Búho"... ¡Mierda, mierda, mierda! _ Rafael comenzó a caminar como un poseído por la cocina rompiendo todo cuanto encontraba a su paso _ Juro que te voy a encontrar Búho y te voy a desollar vivo. Lo juro por lo más sagrado, ¡carajo!
El reloj Carrillón de la sala dio las tres de la madrugada y un golpe en la puerta de entrada los puso en alerta.
Todos se miraron expectantes y contrariados. ¿Quién era a esa horas? Lola temblaba como una hoja; Mercedes, saltó de la silla; Lorenzo y Salguero acompañaron a Rafael hasta la puerta. Al pasar por la sala, Lourdes con miedo, se unió a ellos. Tina permaneció cerca de la chimenea rezando.
La aldaba volvió a resonar en la oscuridad y en el corazón de cada uno de los habitantes de la casa.
Rafael sin preguntar abrió de golpe la puerta y Miguelito cayó en sus brazos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario