jueves, 30 de abril de 2015

Camino de Sangre y ... Rosas Cap. del 11 al 14

                                                          11


Las abandonadas son fruta caída
del árbol frondoso y alto de la vida
son,más que caída,fruta derribada
por un beso artero como pedrada.
                                                           “Las abandonadas”, Julio Sesto



Cabizbaja y con paso cansino, envuelta en una nebulosa que la ahogaba, alcanzó sin darse cuenta su habitación.
Doña Mercedes estaba esperándola. Su silueta iluminada por la luna despertó a Lourdes de su ensoñación tormentosa.
_Abuela, ¿qué hace despierta? Es muy tarde.
_Lo mismo puedo preguntarte a vos.
_Estuve con Rafael.Terminamos.
Doña Mercedes la abrazó y Lourdes permitió que las murallas que la sostenían se derrumbaran. Lloró desconsoladamente sobre el hombro de su abuela mientras doña Mercedes le acariciaba con ternura los cabellos que caían revoltosos por su espalda. De la mano se sentaron en la coqueta chaise longue cercana al tocador.
_Contame querida_doña Mercedes aparentaba estar tranquila pero su corazón latía acelerado.
_Abuela, Rafael se puso muy mal, en un momento se violentó. Jamás lo ví así.Me llamó bastarda, abuela, ¡bastarda!
_¡Qué locura!_su voz denotaba aflicción más que asombro o indignación. Lourdes se dio cuenta enseguida.
_Por favor abuela dígame la verdad. ¿Por qué me insultó de esa forma? ¿Es por eso que ninguna muchacha quiere ser mi amiga? Todas me miran de reojo,como sabiendo algo de mí que yo desconozco, ¿qué es abuela?, ¿por qué mi apellido es igual al de mi madre? Y no me diga que es porque se casó con un primo hermano.
_Mi mayor deseo fue mantenerte alejada de toda maledicencia, pero veo que fracasé.Tu madre nunca se casó.Tu padre no murió combatiendo con Dorrego contra Lavalle, vive y no sé quien es. Consuelo nunca nos reveló su nombre, sólo que era casado. Ella no lo sabía,él la engañó.¡Cuánto sufrió mi Consuelo!Tu abuelo se enfureció y la echó de casa.Mi hermana la recibió en el Convento y allí naciste.
_¿Por qué me ocultaste mi verdadera historia?
_Ya te lo dije.No quería que sufrieras, suficiente fue que crecieras sin el cariño y la protección de una madre...Además...
_Además,¿qué?_la apuró Lourdes sobrecogida por el descubrimiento,
_Tenía miedo que me rechazaras.No defendí a tu madre delante de Alonso,dejé que la echara.Lo único que hice por ella fue buscarle alojamiento en Las Catalinas.La abandoné,Lourdes,¡la abandoné!.Consuelo estuvo sola durante su embarazo.Nunca la visité por temor a enfrentarme a tu abuelo.Mi hermana,¡ja!,la piadosa monja,la despreció desde que pisó el Convento.¡Gracias a Dios conoció a Tina!Ella la cuidó y te recibió cuando naciste después de un parto difícil que le costó la vida.La vergüenza me embarga,querida y los remordimientos me atormentan desde entonces. Perdoname Lourdes,no quise mentirte,sólo quise protegerte.Tu presencia en mi vida es el perdón de Consuelo, sos un trozo de ella.Te quiero con todas mis fuerzas.
Doña Mercedes lloró aliviada por haber arrancado de su alma un dolor tan intenso que la consumía ”Si me desprecia, me lo merezco”, se angustió.
_Por más que quiera no puedo enojarme.Usted es para mí la madre que nunca conocí.En esta casa crecí rodeada de amor y hasta hoy desconocía el dolor.Dolor por el abandono que sufrió mi madre, dolor por el rechazo de mi padre y del abuelo;dolor por la incomprensión de una sociedad pacata e hipócrita.No se sienta culpable abuela,usted hizo lo que pudo.Estoy segura que mamá la perdonó como yo en este momento.La quiero mucho abuelita...
_Mi niña linda...mi niña bonita...
Ambas se fundieron en un abrazo tan fuerte como un escudo.Ninguna flecha las destruiría.Juntas eran invencibles.
_Estaba equivocada.Si lo amás, tenés que defender ese amor.Te voy a ayudar con Rafael,se lo debo a Consuelo_doña Mercedes se secó las lágrimas con las manos y una sonrisa comenzó a dibujarse en su rostro.
_¿De veras abuelita?¡Gracias,gracias!Aunque va a ser difícil,con Rafael nos dijimos cosas terribles.
_Tonterías.El despecho nos lleva a pronunciar palabras que realmente no deseamos.Esperemos que se calme y después todo se solucionará.
_Abuela hay algo que no te conté.Hoy recibí una nota de Ciriaco Cuitiño.Me amenazaba con asesinar a tio Lorenzo si no dejaba a Rafael.
_¡Desgraciado!Así que tiene puestos sus ojos en Lorenzo...Hay que avisarle inmediatamente para que tome precauciones.No te amargues,no es por tu culpa.Estoy segura que aunque hayas terminado con Rafael, Cuitiño no tiene intención de terminar con Lorenzo. Cuando se ensaña con alguien no se detiene hasta su ejecución. Lorenzo tiene que escapar sin demora.Mañana,bien temprano hablaré con él. Pero ahora quiero darte esta llave,es del dormitorio de tu madre.Te pertenece.
_¡Abuela!,desde pequeña me intrigó que ese cuarto siempre estuviese cerrado.Te confieso que muchas veces intenté forzar la cerradura,la curiosidad me carcomía...bueno,me carcome.
Lourdes recobró en parte su buen ánimo.Guardó la llave en un cofrecito primorosamente repujado que reposaba sobre su tocador.
_Mañana, luego del desayuno, me voy a encontrar con mi madre.
_Y con sus recuerdos, que ahora son tuyos.Vas a conocer a una mujer valiente que te amó y defendió sin importarle las humillaciones y el desprecio.Mi querida Consuelo.
_Vamos a entrar juntas,¡quiero que entremos juntas!
El sueño la tomó desprevenida.Sin darse cuenta se sumergió en una vorágine de escenas que transmitían serenidad en donde unas manos amorosas la acunaban y una voz dulce como la miel le susurraba al oído que su angustia se transformaría en felicidad.Se despertó rebosando esperanza.El miedo que hasta la noche anterior la atenazaba ya no existía porque su madre era su ángel guardián y Rafael...Rafael era su otro ángel,que como en la historia bíblica que le narró Tina, protegió a Tobías ahora la protegería a ella y a su familia.Tenía que volver a verlo y aclararle sus sentimientos
Desayunó con apetito voraz. Tomasa sonrió complacida,su niña volvía a ser la de antes,risueña y extrovertida,llena de luz.
Lourdes buscó a su abuela. La encontró regando los canteros de pensamientos violetas y blancos;los vistosos arbustos de peonías amarillas;los vivaces malvones rosados y los abundantes helechos de llamativo follaje.Esa impactante sinfonía de colores subyugó a Lourdes que permaneció recostada en el rugoso tronco del naranjo aspirando la belleza que la rodeaba.
_Lourdes, ¿estás lista? ya terminé,¿tenés la llave?_doña Mercedes estaba más ansiosa que Lourdes. Si bien ella acostumbraba entrar asiduamente a la habitación de Consuelo,esa era la primera vez que compartiría la visita con su nieta.
_Sí, vamos abuela.Me muero de ganas.
Al abrir la puerta un aroma a ámbar les dio la bienvenida.Era el perfume predilecto de Consuelo.Corrieron las cortinas de lino crudo y el sol, atrevido, iluminó cada rincón.
Lourdes acarició la cómoda de caoba, el acolchado azul con puntillas blancas y se detuvo asombrada frente a un mueble que parecía un tocador.Era bellísimo.
_Se llama “work-table”.Lo consiguió tu abuelo de contrabando.A Consuelo le encantaba bordar.Fijate, los cajones están llenos de hilos de bordar y agujas,también.
Apresuradamente Lourdes comenzó a abrir cajones: verdes, amarillos, rojos, azules y naranjas saltaron de su encierro.Siguió revolviendo.En otro de los cajones halló telas bordadas con una maestría y delicadeza que la enterneció.”Estas obras de arte las hizo mi madre”, se emocionó y las apretó contra su corazón.
Le llamó la atención un libro de tapa de cuero oscuro que ocupaba un lugar destacado sobre una mesita cercana a la cama.Lo hojeó.
_Es un diario abuela.
_Si mi querida.Te dejo sola para que lo leas.
Eligió para su lectura una silla de respaldo alto y tapizado bermellón.Sintió que su cuerpo se entibiaba por la luz del sol que en cascada caía sobre ella.Se descalzó, adoraba leer descalza.Apoyó sus pies en la mullida alfombra azul con arabescos rojos que cubría el piso de casi toda la habitación.
Contuvo la respiración al leer la dedicatoria:”Para mi hija Lourdes”
“Desde el primer instante que te sentí dentro mío supe con certeza que eras una niña.Te imagino con un cabello muy rubio, ensortijado y rebelde, como el de tío Lorenzo.¡Como te va a costar peinarlo!,pobrecita mía.Y tus ojos...de un verde intenso,atrevidos...como los de tu padre.
Siento tu corazoncito latir en mis entrañas y me estremezco de amor.En este momento nada importa ni el rechazo de tu padre ni la furia de tu abuelo ni el escándalo que explotó por mi desvergüenza.
Sufro por mamá, sé que me quiere, pero mi padre la atemoriza y no pudo defenderme.A pesar de todo me trajo a un lugar seguro para tenerte.Así que acá estoy,en el Convento de las Catalinas.
Mi tía Carmen,la priora,apenas repara en mí.Es una mujer agria y soberbia que de Dios no tiene absolutamente nada.Nunca pregunta cómo me encuentro o si necesito algo.Nunca me sonrío,hasta en eso es mezquina.Sé que mamá la detesta y con razón,¡vieja resentida!
Sin embargo Dios es bondadoso y me envió un ángel para que cuidara de nosotras.Se llama Tina y compartimos la celda.Es una donada.Te preguntarás que significa.Las donadas son las sirvientas de confianza de las monjas. Pertenecen a los sectores más bajos de la sociedad y en el Convento encuentran un espacio para refugiarse del rechazo o para dedicarse a la religión.
Tina tiene una historia muy triste.Algún día ella te la va a contar.
Pocas veces salgo de mi celda.Allí me siento segura.Si lo hago es para ir al refectorio a tomar las comidas.No te imaginás lo lúgubre que son esos momentos.La mesa de la tía Carmen, con su cara avinagrada, preside las demás.Comemos en silencio que sólo se rompe por las lecturas de la Biblia que una monja la realiza desde un púlpito.
Disfruto pasear por el patio en las tardes soleadas y cálidas.Me quedo embelesada escuchando el canto del agua que brota de la magnífica fuente circular que engalana el modesto lugar.Las monjas pasan delante mío como si yo no existiese.Todas rezando y meditando.Ellas tienen a su Dios y yo te tengo a vos,la razón de mi vida.Cuando estoy apesadumbrada basta con poner las manos en mi vientre para alegrarme al sentir tus fuertes pataditas.¡Que gozo experimento!Anhelo compartir este milagro con tu padre,pero eso es imposible.Ojalá un día el destino permita que lo conozcas.Por favor,no lo juzgues.Es un hombre débil que mintió por amor,porque estoy segura que me amó.Yo no lo juzgo,ya lo perdoné.
Sé que Josefa preguntó por nosotras varias veces, me lo contó Tina. ¡En cuántos líos la metí! Mi buena Josefa, mi fiel compañera,siempre la recuerdo.
A la que más extraño en esta soledad es a mi madre.Siempre dulce y cariñosa.Ella no puede visitarme,mi padre se lo tiene prohibido y ella no se anima a desafiarlo.A pesar de eso todas las semanas me escribe.Me hace llegar las cartas con Domingo.¡Cómo las espero!
Justo hoy recibí una en donde me cuenta que mi padre no está bien de salud.¡Que disgusto le he dado!Es un gran hombre,serio,responsable,honrado,pero incapaz de perdonar.Me quiere pero su orgullo puede más.Me duele su actitud severa y fría.Al principio lo odié y deseé su muerte,ahora me arrepiento de esos sentimientos nefastos.Lo quiero muchísimo.Cada vez que volvía de sus viajes al interior del país me traía cantidades de regalos.Recuerdo con nostalgia la noche que vino a mi dormitorio con una caja enorme envuelta en papel de seda verde.Con todo el entusiasmo de mis diez años desgarré el envoltorio y ante mí apareció una preciosa muñeca de porcelana con el cuerpo de trapo.Su vestidito estaba confeccionado con muselina amarilla,tules y puntillas blancas.Lucía con elegancia unas botitas de cuero negro.Su cabello marrón,largo hasta la cintura,estaba adornado con una vincha de flores amarillas,violetas y naranjas.La tengo guardada en el armario,en la misma caja en la que llegó a mi vida de juegos,fantasías y travesuras.Ahora es tuya,pequeña.
La otra tarde,sacando cuentas con Tina,concluimos que llegarías a mediados de Febrero.El once de ese mes se celebra a la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de Lourdes. Estoy enterada porque descubrí la fecha en el breviario con el que reza Tina.Me gusta el nombre Lourdes. Espero que estés de acuerdo con mi elección.
¡Ay, Lourdes!no veo el momento de tenerte conmigo para comerte a besos.
¡Cómo vuela el tiempo! Falta poco para ver tu carita. Que va a ser de nosotras,no sé.A dónde iremos,tampoco.Lo único que sé es que nunca nos van a separar,no lo voy a permitir.Tina nos ayudará.Confío en mamá,esta vez no me va a abandonar.Entre las tres encontraremos una salida.
¡Que calor hace!Hoy desperté con una molestia en la cintura y en el bajo vientre.Tina está a mi lado.Parece que ya empecé con el trabajo de parto.
No voy a poder seguir escribiéndote Lourdes. Así que hasta aquí mi crónica de lo que viví en esta prisión dulcificada por tu presencia.Quiero que siempre recuerdes que mi vida es tuya y que mi esperanza sos vos.
Defendé tus convicciones, no le concedas a otro decidir por vos; dejate guiar por tus instintos y en todo tiempo escuchá tu corazón, él nunca se equivoca.
Pase lo que pase siempre estaré con vos protegiéndote y acompañándote.

                                                                 Con amor MAMA””


Dos lágrimas cayeron sobre el papel borroneando la tinta.”¡Qué mujer maravillosa!”Un orgullo extremo se apoderó de Lourdes.”Cómo me gustaría tener su espíritu aguerrido.Te prometo mamá que voy a luchar sin tregua por lo que quiero sin importar con quien me enfrente”
Con un respeto que le nacía del alma se retiró de la habitación.Antes posó su mirada sobre el arpa,que permanecía elegante en uno de los rincones”La abuela describió a mi madre como un hada que con dedos mágicos arrancaba dulces melodías de sus cuerdas”
Pensativa descansó en el banco de hierro forjado que se escondía bajo la sombra del naranjo,observador silencioso de tantos sucesos ocurridos en el seno de la familia Aguirrezabala.
“Tengo que comunicarme con Rafael. No le voy a mencionar el mensaje amenazante de su padrino, sólo le le voy a decir que lo rechazé porque el miedo me venció, pero que ahora estoy dispuesta a enfrentarme a todo y a todos por él.Le pediré perdón por haberlo hecho sufrir.Si es necesario me humillaré, necesito recuperarlo.”
Decidida fue hasta la huerta.Entre las zanahorias y las coles divisó a Lola.
_¡Lola!Vení rápido_a Lourdes le urgía volver a experimentar la seguridad que únicamente le otorgaba el abrazo de Rafael.
_Ya voy niña,¿pa’ qué me necesita?_Lola apareció arrebolada y con un pañuelo rojo en la cabeza que la protegía del sol del mediodía. Dejó la canasta llena de hortalizas a sus pies y se limpió la tierra de las manos con su delantal de tela basta.
Andá ya mismo a la Recova.A esta hora Rafael pasa por ahí luego de hacer su ronda de vigilancia por la zona. Con mucha cautela esperalo. Decile que necesito verlo hoy a la noche en el mismo lugar de nuestro encuentro anterior.
_Y si no quiere...
_Rogale, suplicale, pero conseguí que acepte...ah y no le menciones la nota de Cuitiño,¿entendiste?
_Sí niña Lourdes,ya mesmo voy_tomó la canasta y desapareció dejando a la jóven ensimismada en sus temores.”Creo que me va a rechazar.Anoche estaba como loco cuando se fue.Dios mío que venga, que venga”.
Llegando a la Recova, Lola se cruzó con Jovita que regresaba de comprar unas puntillas para doña Francisca.
_Lola,¿qué haces por acá?_le preguntó con suspicacia.
_Nada que te importe, negra metida.
_Eeeeh.... ¿qué te anda pasando que tenes un humor de perros?Si no me queres decir ta’ bien.Adiós.
Jovita siguió su camino pero se ocultó en uno de los pequeños comercios aledaños y esperó.Lola tramaba algo y ella lo iba a descubrir.”Don Cuitiño siguro se va alegrar si le llevo una noticia de la señorita elegante. Últimamente anda como tigra parida el muy maldito.”
Lola miró hacia atrás para asegurarse que Jovita no la seguía.Satisfecha se ocultó detrás de una columna y esperó a Rafael.
Al rato pasó cerca de Lola montado en su caballo lobuno, erguido, con un porte sensual que era la delicia de las muchachas casaderas.Lola se dejó ver y él, sorprendido, detuvo a Moro.
_¡Jóven,jóven!_lo llamó Lola tratando de no llamar la atención.
_¿Qué querés Lola?_el corazón de Rafael se aligeró al suponer que Lourdes estaba arrepentida.,igualmente se mostró duro e inflexible.
_La niña Lourdes le pide que la vaya a vé esta noche en los jondos de la casa.
_No puedo.Esta noche estoy comprometido para asistir a la tertulia de Benita Anchorena..
_Jóven, por favor, ví muy triste a mi niña.... ¡y todo por culpa de su padrino!_se le escapó a Lola.
_¿Qué decís negra mentirosa y ladina?_Rafael empezó a perder el control.
_Mire jóven Rafael ladina no sé que significa, pero mentirosa no soy.La niña Lourdes recibió la otra tarde una nota de su padrino en donde la amenazaba con matar a don Lorenzo si no lo dejaba a usté.
Rafael quedó helado.”¿Qué está sucediendo?¿Cómo se enteró el padrino de mi relación con Lourdes?¿Qué sabe de su tío para querer hacerle daño?”
_Decile a Lourdes que esta noche hablaremos_tiró de las riendas de Moro y salió a todo galope para el cuartel.Debía cerciorarse sobre que terreno pisaba.
Lola,por su parte,se apresuró a llevarle la respuesta de Rafael a Lourdes.Ella la aguardaba acongojada. Vió venir a Lola desde la ventana que daba a la Santísima Trinidad y salió a su encuentro.
_¿Qué te dijo?_preguntó afligida.
_Viene niña, hoy a la nochecita está acá.
Lourdes sintió que sus piernas se aflojaron.”Va a venir”, suspiró agradecida a su madre por haber escuchado sus ruegos.
Rafael estaba confundido.No sabía si alegrarse o preocuparse.Miró desconfiado a su padrino que estaba firmando unos documentos.”¿Cómo lo encaro?”
_Padrino, mañana, bien temprano, salgo para Entre Ríos.
_Y pa’ qué si puede saberse.
_El hermano de don Juan Manuel, el General Prudencio, me encomendó una carta para Urquiza con carácter de urgencia.
_Que raro, no estoy al tanto...
_Ya sabe lo discreto que es el General, confía en unos pocos, entre ellos, usted padrino.Seguro que en el transcurso del día se lo comunicará.
_Puede ser_dudó Cuitiño.
_Se me hace tarde, me voy.Cuando regrese quizá le pueda aclarar más el asunto.Hasta la vuelta, padrino.
_Ta’gûeno.Vaya no más y cuídese.
Los argumentos de Rafael no convencieron a Cuitiño.”Este huérfano mañero me está metiendo un verso”.
_¡Goyo!¡Goyo
_A sus órdenes mi Coronel_sin saber donde tirar la colilla del cigarro que fumaba se lo tragó poniéndose colorado como la grana.
_Dejese de pitar y ponga atención.Quiero que siga a Rafael sin que se dé cuenta.Sale mañana al amanecer para Entre Ríos.A la vuelta me informa todos sus movimientos.
_Entendido mi Coronel._Goyo se quedó esperando.
_¿Qué hace ahí parado?Desentume las tabas muchacho y salga de mi vista.
“Rafael, así que se cree más vivo que yo....que lo parió…ya veremos...”


Lourdes se paseaba de un extremo al otro del patio trasero retorciéndose las manos.Las estrellas,cómplices de  su espera,iluminaban la noche templada.”No vendrá”,se lamentaba.Escuchó el trote de un caballo que de pronto se detuvo.Abrió con sigilo la puerta y ahí estaba él.Se miraron;ella le tomó la mano y lo hizo entrar.El viejo sauce,otra vez testigo del encuentro de los enamorados.
_Rafael lo que te dije ayer no es cierto.
_Estoy cansado de tus caprichos.Hoy me querés: mañana, no. No sé lo que querés. Hablá rápido porque me espera Benita.
_¿Te espera Benita?_tartamudeó Lourdes
Rafael se odió por herirla pero su deseo de venganza pudo más.Su orgullo menoscabado se merecía una retribución.Cosa extraña,provocarle sufrimiento no lo complació.No toleró su llanto ahogado,la angustia de sus ojos esmeralda y la abrazó tan fuerte que casi le cortó la respiración.
_Mentira,Benita no me espera.Ni sé quien es.Lo dije para darte celos,para vengarme.No llores Lourdes, sabés que te quiero sólo a vos
_Ay Rafael,como se complica todo..
_Porque no me contaste que mi padrino te envió una nota en la que te amenazaba.
_¿Cómo te enteraste?Seguro fue la lengua suelta de Lola.Rafa,él me prohibió que te lo dijera.Estoy aterrada,la vida de mi tío Lorenzo corre peligro.
_Lourdes, tenés que confiar en mí.Dame tiempo y averiguaré que sospechas caen sobre don Lorenzo. Tranquilizate, lo voy a ayudar....Lourdes, ¿me querés?
_Con todo mi corazón.
_Perdoname por llamarte bastarda. Fuí muy cruel, quería lastimarte.A veces digo y hago cosas de las que después me avergüenzo.Perdón, mi amor, perdón.
Lourdes le acarició con ternura la mejilla y una sonrisa de ella le entibió el alma.
_La abuela me contó la historia de mi madre, una mujer increíble.En su diario me legó un consejo valioso: defender mis sentimientos sin amedrentarme.
_Así que gracias a tu madre hoy estamos juntos y esta vez para siempre.
_Para siempre_repitió embelesada Lourdes.
_Huyamos, esta misma noche.En Dolores todavía está el rancho de mamita Pancha.Nos servirá para pasar unos días y el padre Fermín, un cura de ley que fue mi primer maestro nos casará,¿qué te parece?
_No voy a escaparme, Mi abuela nos apoya, quiere que sea feliz y sabe que vos sos mi felicidad.Vamos a verla.
Abrazados pasaron delante de la cocina, desierta a esa hora; por el galpón destinado a la fabricación casera de velas y en donde se almacenaban los dulces que elaboraba con esmero Tomasa.
Alcanzaron el primer patio y con unos suaves golpes en la puerta del dormitorio se anunciaron a doña Mercedes.
_Abuela te presento a Rafael.
Doña Mercedes estaba descansando en un confortable sillón de tela floreada ubicado cerca de la cama que lucía un baldaquín confeccionado con la misma seda floreada que el sillón.
Rafael se acercó y le besó la mano.
_Mucho gusto doña Mercedes.Le estoy infinitamente agradecido por su comprensión.Le aseguro que amo a su nieta y estoy dispuesto a protegerla de todo peligro aunque ese peligro se llame Ciriaco Cuitiño.
_No lo dudo Rafael.Los tiempos que corren son turbulentos,por eso tiemblo al pensar en el futuro de Lourdes.Y conociendo a su padrino...
_Es verdad que mi padrino es un ser sanguinario.Su pasión por el Gobernador excede los límites de la sensatez.Yo también deseo huir de ese círculo de violencia y muerte,pero al mismo tiempo siento afecto por él.Mi padrino me salvó la vida y cuidó de mí,estoy en deuda con él.Ahora si tengo que elegir entre Lourdes y él,elijo a Lourdes.Lo que no entiendo es por qué se opone a nuestra relación
_No nos preocupemos por eso.En este momento lo importante son ustedes.¿Qué tienen pensado?
_Al amanecer nos vamos a Dolores.Un cura amigo de Rafael nos casará... No estoy convencida de ésto, abuela.No podemos desaparecer dejando en la estocada al tío Lorenzo…
_Es verdad doña Mercedes, no podemos ser tan egoístas pensando sólo en nuestra felicidad.El podría necesitar de mi ayuda, aunque creo que mi padrino comenzó a desconfiar de mí también.
_No se preocupen por Lorenzo.Hace un momento envié a Domingo para que lo alertara.Él, como ustedes, va a huir.Tenemos contactos que se solidarizan en estos casos cruciales.Tranquilos, saldremos adelante.
_Y usted abuela....sola en esta casa...
_Querida,a quién le interesa una vieja que de política no entiende ni una pizca_Lourdes no pudo evitar sonreír al ver como su abuela le guiñaba un ojo.Doña Mercedes Escalante de Aguirrezabala tenía la mejor información política y económica de lo que sucedía en el país y en el entorno de Rosas. Lorenzo no era su único informante.Desde la muerte de su marido aprendió a valerse por sí misma,no queriendo depender de ningún otro hombre.Debía cuidar su patrimonio,por ella y por su nieta.
_Llévesela Rafael y protéjala, ella es mi mayor tesoro._continúo emocionada.
_Con mi vida si es necesario._el tono de voz que empleó Rafael le puso la piel de gallina a Lourdes._Es mejor que regrese a mi casa a ultimar algunos detalles y para despedirme de mamita Pancha.Ella me comprende y apoya. Lourdes, cuando vuelva por vos, es mejor que salgamos por la parte trasera,por allí no pasa el sereno.Cuanta menos gente nos vea partir,mejor.
.Al quedar solas, Lourdes se sentó a los pies de su abuela y apoyó la cabeza sobre su regazo.La joven cerró los ojos y pronto quedó dormida luego de una jornada tan ajetreada.Se despertó sobresaltada cuando doña Mercedes le palmeó la espalda.
_Vamos, mi niña bonita, Rafael te espera.
_¡Abuela!¡,por qué no me despertó antes!No preparé mis cosas.
_Necesitabas descansar, tenés por delante un viaje agotador.Tina te empacó en un bolso lo imprescindible, incluída una sorpresa.
_¿Una sorpresa?
_Sí y no te digo más.Tomate este café con leche bien calentito y pónganse en marcha.
Tina, Lola y Josefa abrazaron una por una a Lourdes. No era una despedida sino un distanciamiento que se interrumpiría cuando la pesadilla que estaban viviendo se acabara.
Lourdes se volvió hacia su abuela y estalló en llanto
_Sé fuerte Lourdes, está en juego tu futuro....Ya elegiste tu camino, ahora tenés que afrontarlo con coraje.Yo siempre te voy a estar esperando.
Cuatro mujeres de distintas edades, de distinta clase social,pero todas luchadoras y unidas por el cariño de una niña que floreció en una mujer que ,por amor, es capaz de enfrentarse a la misma muerte.












                                                              12


Gocen las almas dulcemente unidas,
Formen al pie del mirto nuestro lecho
Las rosas a los cálices prendidas.
                                                               “La cita”.Juan Arolas



Cabalgaron sin descanso.Iban en el mismo caballo. Lourdes,relajada,descansó sobre el pecho de Rafael mientras él la abrazaba con pasión.Rafael montaba confiado en Moro,su compañero,un caballo robusto y valiente,resistente y tenaz.Detrás de ellos galopaba una yegua gateada,encargada de transportar los bolsos,el agua y los víveres.No quisieron detenerse en las postas que avistaron en el camino por temor a que alguien reconociera a Rafael.Sólo se detuvieron adentrándose en un bosque de cipreses que los ocultó de algún posible curioso.Juntos recobraron energías alimentándose con lo que hallaron en la canasta que les preparó Tomasa:pan,queso,panceta y unos jugosos duraznos.Conocedora de lo glotonería de Lourdes,la negra,le envolvió en una servilleta de hilo un puñado de alfeñiques.
Aprovecharon para comunicarse con el lenguaje de los besos y de las caricias hasta que Lourdes se quedó dormida sobre su hombro.Rafael permaneció despierto, atento a cualquier ruido extraño.
El espíritu de Rafael era un volcán en erupción.Muchos y riesgosos acontecimientos se sucedieron el día anterior: mentirle a su padrino jugándose el cuello, despedirse de su entrañable mamita Pancha y ahora arrastrar a Lourdes hacia un futuro incierto.”Esta temeridad vale la pena vivirla,por fin me siento libre,arriesgando mi propia seguridad por lo que realmente quiero.”
Luego de un viaje arduo y agotador, llegaron a Dolores a media mañana del día siguiente al que partieron.Fueron recibidos por una lluvia finita y copiosa.El día estaba templado y húmedo.
Al trote lento pasaron frente a la pulpería, que seguía perteneciendo al chismoso don Fulgencio y por un costado de la capilla pintada a la cal y rodeada de rosales, flores que eran la debilidad del padre Fermín.
El rancho de Rafael estaba apartado de las otras viviendas igual de humildes.Estaba custodiado por tres eucaliptos imponentes que embriagaban el aire con su aroma.
Lourdes saltó de Moro y corrió a la puerta que la encontró sin tranca.Abrió las dos pequeñas ventanas permitiéndole descubrir un modesto mobiliario cubierto de polvo y de telarañas.
Rafael la siguió, después de amarrar a los caballos del tronco de uno de los árboles.Allí quedaron ramonendo la corteza del eucalipto.
Limpiaron la sencilla mesa con cuatro sillas y prepararon la cama con las mantas que trajeron.
Rafael calentó agua en una vieja pava para preparar un té.Les vino bien una infusión caliente y reparadora.
Rafael dejó a Lourdes higienizándose con el agua que trajo de la laguna cercana a su rancho y se fue a saludar al padre Fermín.
_¡Hijo!Que alegría verte...¿qué te trae por estos pagos?_grande fue la sorpresa del cura ante la aparición de su pupilo.
_Buenas y santas, padrecito.Le traigo saludos de mamita Pancha y me manda decirle a ver cuando la va a visitar.No anda muy bien de salud,¿sabe?
_¿Qué le anda pasando a esa buena mujer?
_El corazón se le está poniendo haragán.El doctor Muñiz le diagnosticó insuficiencia coronaria.
_Pobre Francisca...No voy a visitarla con la frecuencia que me gustaría para no cruzarme con el Ciriaco.Vos sabes que no nos toleramos.¡Hombre de mala entraña!Vos deberías alejarte de él.Ya sé que lo querés y que siempre te cuidó como un padre......pero va a terminar mal,te lo garantizo,y vos con él si seguís secundándolo en sus andanzas macabras.
_Precisamente de ese asunto quería su consejo.
_Hable m’hijo, suelte prenda no más.
_La verdad, padre, es que estoy harto de vivir sumergido en  violencia, salpicado de sangre ajena y con la muerte de tantos hombres sobre mi espalda, sólo por pensar distinto al gobierno.
_¡Bravo!Así se habla_exclamó entusiasmado el padre Fermín.
_No fue fácil.Hasta hace poco era un cobarde que no se atrevía a rebelarse,a hacer valer su opinión,a negarse a asesinar a mansalva...hasta que...
_¿Qué pasó Rafael?¿Qué fue lo que te impulsó a dar semejante paso?
_Hasta que conocí a Lourdes Aguirrezabala. Ella es la fuerza que necesitaba para romper con las ataduras que me ligan al padrino y a esa feroz licencia de asesinar.Lourdes parece frágil.sin embargo, nunca conocí una muchacha con tanto coraje y decisión como ella.Está acá, en la casita de mamá Pancha.Padre, queremos que nos case.
_¡Claro que sí muchacho!Vamos para allá,quiero conocerla_por fin sus plegarias fueron escuchadas.Su más profundo deseo fue siempre que Rafael cambiara de vida i ahora con la ayuda de esa niña lo lograría.
“Un milagro,estoy presenciando un milagro”,se regocijó,aunque también temía por ellos.”Ciriaco es muy vengativo.No va a  ser indulgente con Rafael.Y conociéndolo como la conozco sé que Lourdes es la que más peligro corre”.
De camino al rancho  charlaron distendidamente. Rafael le contó cómo había engañado a su padrino para poder huir con Lourdes y cómo éste la había amenazado.”Sí,la cosa está que arde”,pensó Fermín mientras pateaba distraído las piedritas del sendero.
_¡Lourdes!¡Lourdes!_gritó Rafael cuando estaban llegando.
La joven salió a recibirlos con una sonrisa serena que hipnotizó a Rafael y que conmovió al cura.
_Padre Fermín, que gusto conocerlo.
_Yo también me alegro y aún más por haber irrumpido en la existencia de este tarambana.
_No diga eso padre que la va asustar_fingió enojarse Rafael. Tomó de las manos a Lourdes que comenzó a reirse creándose un clima afable y ameno.
_Padre,¿gusta unos mates?
_Como no,hija_Fermín contestó encantado,necesitaba un recreo después de una jornada agitada.
Pasaron la tarde compartiendo las empanadas de carne que les sobró del viaje .Tomaron unos ricos mates amargos preparados por Rafael, ya que Lourdes era una pésima cebadora.
Lourdes le confió al padre Fermín su angustia por desconocer la suerte de su tío Lorenzo y él la tranquilizó con palabras de esperanza.
Acordaron que la boda la realizarían esa misma noche, una vez concluída la misa vespertina.”El chinito será el monaguillo;Eulogio, el sacristán y su mujer serán los testigos.Todos de confianza”, les aseguró Fermín dándoles a entender que tenía todo bajo control.
Planearon también su escape.Pasados unos días,luego de recuperar fuerzas,partirían al alba hacia Las Acollaradas,San Luis;de ahí a Malagùe, Mendoza. Allí verían como cruzaban a Chile.Doña Mercedes le había dado el nombre de un conocido. que los ayudaría sin hacer preguntas.Era un viaje arriesgado con el agregado de carecer de salvoconductos.Tendrían que ser sumamente cuidadosos.Cuanto antes se fueran,mejor.No había que levantar sospechas.Los espías de La Mazorca como buitres carroñeros vigilaban agazapados en todas partes.Había que ser precavidos y estar atentos  para burlarlos si se presentaba la ocasión.
_Los espero a las ocho, muchachos.
Cuando el padre Fermín regresó a su casa que era lindera a la Capilla, ya eran cerca de las siete de la noche.
_Tenemos que apurarnos Rafa.La tarde voló sin darnos cuenta.Quiero que veas lo que encontré en mi valija.... ¿no es hermoso?
Con mucho cuidado extendió en una de las sillas un bellísimo vestido de tul y encaje color crema que resaltaba sobre un fondo de seda rosada.En los hombros se destacaban una chorrera de delicadas puntillas.
_Encontré también esta carta de la abuela:”Este vestido fue mi regalo de cumpleaños para tu madre.No pudo usarlo.Ahora es tuyo, mi querida.Cuando lo uses Consuelo y yo estaremos a tu lado.”_Lourdes comenzó a llorar
_Mi sol, no sufras.Me desgarra verte llorar_Rafael la abrazó consolándola con todo su amor.
_Vamos, te llevo a la Capilla Eulogia te está esperando para ayudar en tu arreglo.
El padre Fermín los aguardaba impaciente en el atrio.Los fieles de la misa vespertina habían regresado a sus casas.Los avistó y comenzó a mover los brazos urgiéndolos a apurarse.
_Lourdes, Eulogia te espera en la sacristía; vos Rafael, vení conmigo.
El cura empujó a Rafael hacia su modesto despacho.Cerró la puerta, se volvió y lo encaró.
_Me imagino que le habrás contado tu verdad a Lourdes...
_¿Qué verdad?
_No te hagas el tonto.¿Le confesaste cómo fue tu vida antes de conocerla?,¿le contaste de cómo infligiste torturas?,¿qué asesinaste?...
Rafael se quedó mudo, inclinó la cabeza y se tapó los ojos con las manos.
_No, padre_respondió en un susurro
_Pero muchacho..._el padre Fermín estaba consternado.
_Le mentí, le dije que yo no estaba involucrado en los desmanes de La Mazorca.Le mentí, padrecito, le mentí vilmente.
_Rafael tenes que sincerarte con ella, ahora mismo, antes de la celebrarse la unión.
_¡Eso no!Si lo hago la pierdo y si la pierdo me muero.
_Reflexioná Rafael no podes comenzar un matrimonio con mentiras, va a terminar mal.
_Primero cásenos y después...
_Después nada... ¡quiero que hables con ella ahora! _estalló el padre Fermín que se sentía con culpa por no haber aclarado antes la cuestión.
_Mire padre, ella es muy importante para mí, por ella tomé elegí traicionar al padrino y cambiar de vida.
_¡Traicionar un carajo!Decí mejor que te diste cuenta de lo importante que es valorar la vida del prójimo y la tuya misma.
_Por favor,cásenos.Le prometo que voy a decirle la verdad antes de marcharnos a San Luis. Regáleme la oportunidad de ser un hombre nuevo,digno y sólo lo voy a conseguir con Lourdes a mi lado.
_Está bien,no estoy convencido,pero bueno...apurate que ya empiezo con la celebración_miró hacia otro lado para ocultar las lágrimas que ese muchacho testarudo y apasionado le arrancó con su anhelo de comenzar una nueva vida.
Lourdes,ajena a la conversación de Rafael con el padre Fermín,reía com Eulogia.¡Cuánta felicidad!El vestido le sentaba a la perfección.En el cabello,que le caía suelto hasta la cintura,lucía una corona de margaritas que le tejió con gran habilidad Eulogia.
_Y para completar el atuendo de la novia más hermosa..._Eulogia le obsequió un ramo de anémonas y crisantemos blancos, destacándose en el centro una rosa malva.
_Es precioso Eulogia,muchas gracias_Lourdes estaba maravillada
_¿Sabe cuál es el significado de estas flores,señorita?.
_No, Eulogia.Me gustaría saberlo.
_Las anémonas son flores misteriosas que encarnan lazos mágicos de amor eterno y la rosa malva la elegí porque augura a la pareja una larga duración por haber encontrado a su alma gemela.Los crisantemos blancos representan valentía, determinación y espíritu luchador.Yo apenas la conozco pero presiento que usted se parece a estas flores.
_Me emocionan sus palabras.Gracias por acompañarme en este momento tan importante para mí.
Rafael se quedó mudo ante Lourdes. Estaba deslumbrante.”Nadie me apartará de esta mujer.”La tomó del brazo con delicadeza y juntos se dirigieron al altar.Allí solemnemente unieron sus vidas ante Dios una joven llena de ilusiones y un joven temerario, capaz de hacer frente a cualquier peligro por amor,el único sentimiento puro y desinteresado que experimentó en su vida.
Rafael sacó de su bolsillo una bolsita de terciopelo negro y para sorpresa de Lourdes extrajo de ella un anillo de plata con una malaquita verde agua engarzada.
_¡Rafael!Nunca imagine...
_Era de mi madre y ahora deseo que lo aceptes como muestra de mi profundo amor.
Lourdes le tendió la mano y él con reverencia le colocó la alianza en el dedo anular.Un beso ardiente selló el pacto de amor entre ambos.
Brindaron con un vino sanjuanino que Fermín reservaba para ocasiones especiales.
Más tarde regresaron al rancho tomados de la mano y en silencio.Una tensión sensual crecía envolviéndolos, torturándolos de deseo.Un deseo que esta vez no ahogaron.Un deseo que desató una tempestad de placer exquisito.El cuerpo de Lourdes clamaba por Rafael y Rafael ardía por adueñarse del cuerpo de Lourdes.
La ternura y el cariño se manifestaron plenamente en la forma de tocarse el uno al otro.
La fuerza de Rafael, que se expresó sin rudeza, estimuló a Lourdes hasta su cénit.Y el perfume de ella...esa fragancia pesistente, capaz de encenderlo hasta la locura, lo marcó como un hierro candente, el mismo que se utiliza en la yerra, quedando señalado como de su pertenencia para toda la vida.
La suavidad de la piel de Lourdes lo estimuló al límite desencadenando en él sensaciones sexuales que hasta ese momento nunca había experimentado.
La pasión se apoderó de ellos y el fuego que se encendió los devoró.
El orgasmo, ese momento en que los amantes se encuentran más desnudos espiritualmente, los atrapó en una vorágine de luces enceguecedoras dejándolos exhaustos.
Envueltos en sábanas corrieron riéndose hacia la laguna.Protegidos por las sombras nocturnas se sumergieron en las aguas como dos chiquillos traviesos.Volvieron a amarse, lentamente, tratando de memorizarse.
Luego, en la cama no compartieron el mismo sueño.Lourdes soñó con un campo de flores multicolores en el que descansaba con el rostro bañado por el sol.Paz y felicidad.
En cambio Rafael soñó que lo perseguían.Un sudor frío le atravesaba el cuerpo.Lo atrapaban, luchó por liberarse sin conseguirlo.Gritó el nombre de ella, pero ella le dio la espalda.
Se despertó sobresaltado.Allí estaba Lourdes, durmiendo con una serenidad que lo hizo estremecer.Se recostó, pasó su brazo sobre el pecho de ella y ya no durmió hasta bien entrado el amanecer.
La semana que se tomaron para disfrutarse pasó volando y el día más temido para Rafael llegó.
_Lourdes, deja de empacar un momento,tengo que confesarte algo muy importante.
_¡Ay,Rafael!no me asustes._Lourdes se dejó caer sobre el catre en el que un instante antes se amaron.
_Te mentí Lourdes. No me mires así...sí, te mentí por vergüenza, por miedo a perderte.Torturé, asesiné, todo por orden de mi padrino.El no me obligó, lo hice por convicción,por la causa federal_lo vomitó atropelladamente,quitándose un peso que lo aplastaba día a día.
_¿Qué me estás diciendo Rafa?_Lourdes comenzó a temblar sin control.
_Mi verdad, esa verdad que como un cobarde que soy te oculté.
_Basta, no sigas ¿Por qué no me lo dijiste antes de casarnos? Sos ruin y egoísta
_Perdón mi amor,perdón por favor
_No me digas “mi amor”,¡mentiroso!¡truhán!Hoy mismo vuelvo a mi casa.
_Lourdes, no fue mi intención engañarte.Por vos cambie de vida, no me abandones,te lo suplico.
_Me voy,no quiero escuchar más mentiras
_Está bien,volvamos a Buenos Aires pero convencete que no te voy a perder. Sos mía,sólo mía.Voy a luchar para que vuelvas a confiar en mí
Abandonaron el rancho destruídos.Pasaron por la capilla,pero no encontraron al padre Fermín que según les contó Eulogia había ido a dar” la extremaución a  un viejo que estaba en las últimas”Se despidieron de ella y le dejaron sus saludos al cura.
Eulogia los vio alejarse, cada uno en su montura, distanciados, agobiados, tristes.”¿Qué les estará pasando?”, pensó `preocupada”, sin duda el padrecito, cuando lo sepa, lo va a arreglar”.
El viaje de regreso no se asemejó al de ida.No hablaron, no rieron, no hicieron planes.Lourdes, desilusionada, lloró y lo maldijo por engañarla.Rafael, desesperado, sólo pensaba en la forma de recuperarla.
Pararon en una pulpería para comer y como tenía una habitación, la alquilaron para pasar la noche.Lourdes durmió sola, Rafael le hizo compañía a los caballos en un galpón lindero a la pulpería.
Cuando llegaron a Buenos Aires, Lourdes respiró aliviada. Lo único que quería era abrazar a su abuela, sentirse protegida.
_Llegamos.Acá te dejo pero recordá que te amo y eso no es mentira.
Lourdes desmontó y sin mirarlo golpéo la puerta con la aldaba.Rafael esperó.
_¡Niña Lourdes!,gracias a Dios_Lola se colgó del cuello de Lourdes llorando desconsoladamente.
_¿Qué pasa,Lola?¿La abuela está enferma?,¡dejá de llorar y contestame!.
_Se llevaron a Don Lorenzo...
_¿Quienes?¿Qué estás diciendo?
_Ellos se lo llevaron_en ese momento señaló a Rafael que ya estaba al lado de Lourdes justo para sostenerla cuando un experimentó un vahío.La cargó en brazos y la llevó a la sala de estar.
_¡Lourdes!¡Rafael!¿Qué hacen acá?Rápido,acuéstela en el sillón._doña Mercedes estaba desconcertada y alarmada al ver a Lourdes en ese estado
_Doña Mercedes,¿dónde está don Lorenzo?_le preguntó sabiendo la respuesta Rafael.
_Se lo llevó la Mazorca hace tres días, no sé a donde,¡ay!Rafael estoy desesperada.No tengo a quien recurrir.
Lourdes abrió los ojos y se abrazó a su abuela.
_¡Todo por mi culpa!¡todo por mi culpa!
_Shhh, querida, todo se solucionará.No tengas miedo y no fue tu culpa.
_Déjelo en mis manos, doña Mercedes, yo las voy a ayudar.
_Gracias Rafael, mil gracias
Lourdes se puso de pié de un salto.
_Salvalo Rafael, por lo que más quieras, salvalo.
_Lo que más quiero sos vos y lo voy a salvar, te lo prometo.






                                                                 13


Jamás mi lengua podrá
Espresar cuanto he sufrido-
En ese encierro metido,
Llaves, paredes, cerrojos-
Se graban tanto en los ojos
Que uno los ve hasta dormido.
                                                          Martín Fierro,José Hernandez



Encerrado en una celda húmeda y maloliente.La ropa hecha jirones. La piel desgarrada.El rostro chinchado a consecuencia de los golpes recibidos.El labio superior,partido.Casi todo el cuerpo cubierto por una costra de sangre seca.¡Cuánto dolor!¡Cuánta injusticia!
Lorenzo, acurrucado en un rincón, sufría esperando la siguiente sesión de torturas.¿Cuánto tiempo había pasado desde que lo capturaron? Ya había perdido la cuenta.Para él hacía una eternidad que estaba en ese agujero mohoso con olor a orín y mierda.
Recordó la noche que se fue a despedir de su hermana para luego fugarse a Montevideo. Lo había planeado muy bien.Pensó que no habría problemas.Se equivocó.
Apenas saludó a Mercedes, cuando los bárbaros mazorqueros cayeron sobre él.No le dieron tiempo a nada.Con una soga sucia le ataron las manos y a la rastra lo llevaron al cuartel.
_Mire no más quién nos vino a visitar_se regocijó Cuitiño cuando de un patada Santa Coloma lo empujó dentro del despacho cayendo a sus pies._El señorito Escalante.
Lorenzo se incorporó con dificultad y le escupió la cara.La trompada que recibió como respuesta a su afrenta lo volvió a arrojar al piso.
_¡Maldito hijo de puta!_le gritó Lorenzo secándose la sangre que le chorreaba del labio.
_Parece que el señorito perdió los buenos modales.
_Me gustaría matarte como a un perro...
_Siento desilucionarlo. La cuestión es al revés..Yo lo voy a matar a usted y como a mí me gusta...lentamente.No hay placer más grande que presenciar el sufrimiento del enemigo.
_¡Sádico!¡Enfermo!¿Por qué me trajo a este lugar?
_No tengo porque responderle pero como ya sí soy educado aunque no haya ido a esos colegios elegantes a los que asistió usted,le voy a responder.Nos llegó información que nos confirma que usted forma parte del “Club de los Cinco” y que están planeando un levantamiento militar para apoderarse de la ciudad.
_¡Calumnias!_Lorenzo estaba perplejo.¿Quién lo habría delatado?
_Ya veremos si no cambia de opinión cuando lo deje al cuidado de Parra y Santa Coloma.Ellos saben sacar de mentira verdad.¡Santa Coloma!¡Santa Coloma!,llevátelo vos sabés dónde y hacelo cantar.Que disfrute su estadía con nosotros don Lorenzo Escalante.
Lorenzo lo fulminó con la mirada.Cuitiño se le rió en la cara.
Santa Coloma le vendó los ojos y tirando de la soga que lo tenía amarrado lo arrastró hasta su caballo.Alguien lo ayudó a montar y le dio un culatazo en la cabeza.Después de eso todo fue tinieblas hasta que despertó con un agudo fuerte dolor en todo el cuerpo, en una celda en la que había otros dos hombres.
_¿Dónde estoy?_atinó a decir frotándose la cabeza.
_Ojalá lo supiéramos.A nosotros nos trajeron ayer y ése que está ahí, parece que hace bastante que está._lo dijo señalando un bulto deforme que apenas respiraba en la celda de enfrente.
_Mi nombre es Lorenzo Escalante.
_Yo me llamo Manuel Zaragosa.
_Y yo, Juan José Martinez.Ese que está ahí tirado es Zacarías Puyol.El mismo me lo dijo antes de quedar inconciente.
_¡Puta madre!me estalla la cabeza!_se quejó Lorenzo arqueándose.
_Recuéstese en el catre, aunque está minado de chinches.
_Esto es una inmundicia, todavía no comprendo cómo terminé en este infierno.¡Federales malparidos!...¿me escuchan?..¡.desgraciados!¡sáquenme de esta mierda!...soy inocente.¡carajo!,¡inocente!_Zaragosa en un arrebato de cólera e impotencia comenzó a gritar y a golpearse la cabeza contra los barrotes.Lorenzo lo miró impávido,Martinez intentó calmarlo.
_Déjelo mi amigo, que se desahoge.Esta espera ya es una tortura_dijo desanimado Lorenzo aguardando lo peor.
Zaragosa se hizo un ovillo y estalló en un llanto acongojado.Temblaba descontroladamente. Martinez se acuclilló a su lado y le pasó el brazo por sus hombros.Poco a poco se fue relajando hasta quedarse dormido.
_Tranquilo compadre, tranquilo_le susurró.
_¿Sabe por qué causa lo encerraron?_le preguntó Lorenzo a Martinez.
_Si le cuento se va a reír_mientras le contestaba a Lorenzo recostó a Manuel en el piso después de patear a una rata que los estaba rondando.
_Una tarde Manuel volvió del trabajo y fue a la cocina para tomar unos mates.Las dos hijas de la cocinera estaban jugando con unas muñecas de trapo y Manuel no tuvo mejor idea que preguntar a las negritas el nombre de cada una de sus muñecas.Le respondieron que una se llamaba “doña Encarnación” y la otra “Manuelita”.Manuel se rió como un desaforado y a modo de chanza dijo:” ¿Como es que unas señoras con tanta grandeza andan por las cocinas?”Eso fue todo y a los pocos días lo meten preso.Las muy hijas de puta lo denunciaron tildándolo de unitario.
_Ese Parra no se pierde oportunidad para granjearse la simpatía de Rosas.Comete cualquier atropello con tal de quedar bien parado.
_Dígamelo a mí.Se me acusa de hablar mal del gobierno.¿Acaso no se puede expresar lo que uno piensa?¿Qué delito es ése? le pregunté fuera de control a esa mierda de Cuitiño.¿Sabe lo que me contestó?”Mirá José, vos me caes mal, sos un hombre díscolo y mal intencionado”.Y acá me tiene sin saber lo que me espera solamente por decir que la comida está al doble de antes.Y a usted don Lorenzo ¿por qué lo trajeron?
_Dicen que estoy en el Club de los Cinco.Cómo lo descubrieron no me lo imagino aunque tienen espías metidos en todas partes.
_¡Ustedes!,basta de tanto parloteo_un mazorquero de aspecto repugnante abrió la celda y fue directo a Zaragosa.Lo empezó a patear sin asco.
_Vos...Levantate ¡carajo!
El pobre Zaragosa pegó un salto cuando una de las patadas fue directo a la entrepierna.Se lo llevó a empujones para no volver más.
Pasada la medianoche se llevaron a Martinez y tampoco regresó.
Lorenzo, con los nervios de punta, esperaba su turno.Bien sabía lo que sucedía en la cámara de torturas.¡Ojalá esos pobres infelices hayan encontrado una muerte rápida,pero me temo que no!Recordó alterado como habían torturado a su amigo Jerónimo Pasos,dueño de una librería.Quedó tan lacerado que después de quince días de agonía murió en los brazos de su mujer.
“Dios mío dame fuerzas para afrontar con dignidad lo que me espera”.
No consiguió pegar un ojo.Muy temprano le dieron agua sucia en un cacharro rota y un pedazo de pan duro.No lo comió,se lo dio a la rata que seguía merodeando por los rincones.
_Te llegó la hora, estirao inmundo_un mazorquero con el rostro picado de viruela y mirada ladina lo tomó del brazo apretándoselo hasta hacerlo gritar.
Maniatado y a los tropezones,el soldado condujo a Lorenzo por pasillos estrechos apenas iluminados.Una siniestra sinfonía de quejidos,lamentos y llanto le golpeó los oídos.Un fuerte olor a heces le provocó naúseas.
Al llegar a un gran patio cuadrado inspiró profundamente llenándose los pulmones de aire puro.Poco le duró ese pobre placer porque al adaptar la vista a la luz el espectáculo que se le presentó fue espeluznante.
Manuel Zaragosa estaba empalado en el centro del patio.El infeliz colgaba como una marioneta desmembrada rodeado por un charco de sangre y excrementos.”¡Cuánta monstruosidad!y todo por mofarse del nombre de unas estúpidas muñecas.”Lorenzo no pudo contener las naúseas y vomitó violentamente salpicando al mazorquero.
_¡Asqueroso unitario!Mirá que tenés la tripa floja_dijo sacudiéndose el vomito_Caminá o acá mesmo te cago a rebencazos.
Lorenzo se limpió la boca con la manga de su camisa antes de entrar a la oficina del Comandante del cuartel.Grande fue su sorpresa al encontrarse nuevamente con Cuitiño.
_Buenos días Escalante,¿cómo lo atendieron?Por lo que veo demasiado bien_se burló Cuitiño ante el lamentable aspecto de Lorenzo.
_No se equivoca, la atención es excelente_la ira comenzó a apoderarse de Lorenzo_Me gustaría que usted también la probara,es más,me encantaría hacérsela probar yo mismo y con mis propias manos.
_Ja,ja...había resultado humorista el señorito.Dudo que tenga esa oportunidad.Le presento al Comandante Antonio Reyes,él está a cargo de este cuartel y tiene la amabilidad de permitirme disponer de usted.
_¡Maldito,que pruebas tiene en mi contra!
_No hacen falta pruebas.Usted es culpable.Llévenlo al sótano y desnúdenlo.Santa Coloma y yo ya vamos para allá también.
Dos soldados,uno de cada lado,lo condujeron casi en andas a la parte trasera del cuartel.
_¿Sabe el Gobernador que encerraste a don Lorenzo,Ciriaco?Mirá que él tiene en alta estima a esa familia._preguntó preocupado Reyes.
_Nada sabe y nada sabrá.
_Tené cuidado, podés salir perjudicado.
_No te preocupes.Este es un asunto mío y yo lo voy a resolver_dijo terminante Cuitiño.
Se dieron un fuerte apretón de manos y Cuitiño se dirigió decidido al sótano.
Estaqueado, totalmente desnudo, Lorenzo esperaba su hora.En esas condiciones lo encontró Cuitiño y una sonrisa sarcástica iluminó su expresión.A Lorenzo le ardió el cuerpo de vergüenza .Se sintió vulnerable y ese sentimiento lo enfureció.
_Ta gùeno,ahora sin rodeos,¿cuándo pensaban usted y sus amiguitos realizar el levantamiento militar?¿qué oficial iba a estar encabezando la insurrección?
_Está loco Cuitiño. No sé de que me habla.
_¿Qué momento eligieron para asesinar a su Excelencia?¿Cómo pensaban hacerlo?Cuénteme acerca de los planes del Club de los Cinco.¡Hable!
_Ya se lo dije,¡no sé nada!,ni del levantamiento militar ni del asesinato de Rosas ni del Club de los CINCO,¿entendió?¡nada!
_Parece que ésto va a ser más difícil de lo que supuse.A ver muchachos_Llamó a cinco soldados que estaban recostados en una de las paredes hablando bajito_déjense de cuchichear como mujeres haraganas y empiecen a saltar sobre este hijo de puta a ver si larga prenda.
Lorenzo se mordió los labios y cerró los ojos.”Señor dame fuerzas, no me abandones,no me abandones”,rezó a un Dios en el que hasta hacía poco no creía.
Los soldados,de contextura robusta,sin quitarse las nazarenas comenzaron a saltar descarnizadamente sobre los brazos,piernas y pies de Lorenzo
Sangre y sudor bañaron el cuerpo de Lorenzo,pero no imploró compasión.Esto encolerizó a Cuitiño.
_¡Basta!¡Suficiente!_gritó fuera de sí_Tirenle un balde de agua_Lorenzo se había desmayado_Esperemos a que vuelva en sí.
En ese momento llegó Santa Coloma, imperturbable ante el cuadro de dolor que se exponía delante.
_¡Que suerte que estás acá!Así me ayudas con esta mierda que no quiere confesar.
_Con mucho gusto mi Coronel.Está reaccionando.¡Soldados!cagenlo a patadas y a trompadas.
Lorenzo ya no sentía dolor, su cuerpo estaba anestesiado por el sufrimiento.
_¡Deténganse!Escalante¿vas a aceptar tu culpabilidad o seguimos con la fiesta?_bramó Cuitiño asombrado de la resistencia de Lorenzo.
_No sé...nada..._balbuceó
_Coronel es mejor dejarlo descansar unas horas y después le damos otra sesión,¿qué le parece?
_Muy bien, desátenlo y arrojenlo en un rincón.
Mientras se cumplía su orden,él y Santa Coloma salieron al patio.
_Aprovecho para anoticiarlo de la llegada de su ahijado Coronel_le dijo suspicazmente Santa Coloma encendiéndose un cigarro._¿Gusta uno mi Coronel?
_Gracias_tomó un cigarrillo y su cómplice se lo prendió_El Goyo estará por llegar también, entonces.Me avisó por el Lobo Quesada que Rafael estaba en Dolores con la sobrina de Escalante. Los casó el padre Fermín... ¡No sabés las ganas que le tengo a ese viejo sotreta! Un día de estos...pero no,no puedo callarlo...por mi vieja,ella lo estima demasiado y no la quiero hacer sufrir.
_No se preocupe Coronel, ya le va a llegar la ocasión y servida en bandeja de plata.
_Esperemos,¿Qué más sabés de Rafael?
_Dejó a la moza en lo de Aguirrezabala y él se fue pa’ su casa.
_¡Qué raro!Me huelo que hay gato encerrado.Tengo que averiguar,pero primero terminemos con Escalante.
Aplastaron las colillas con la punta de sus botas y volvieron al ruedo.
_A ver ustedes, traiganlo pa’ca_zarandeó con voz ronca a unos soldados que jugaban a los dados.Lorenzo temblaba descontroladamente.
_Vos sos muy machito ¿no?_se burló Santa Coloma_Vamos a ver hasta cuando_Acanzame uno de esos palos de escoba_le ordenó a uno de los mazorqueros. Que observaba extasiado.
El federal agarró de los pelos a Lorenzo y lo tiró de espaldas.Un rugido de espanto brotó de su dolorida garganta cuando el salvaje lo sodamizó.Lo penetró una, dos, tres, cuatro veces.Sintió como la sangre, caliente y pegajosa le recorría el culo.
Cuitiño disfrutada la escena.
_Agradecé que no te meto por el ano una mazorca porque ahí sí que ibas a suplicar dende veras.
Santa Coloma tiró el palo a un costado y secándose la transpiración con un pañuelo deshilachado se acercó a Cuitiño que miraba satisfecho.
_Si está de acuerdo, por hoy basta mi Coronel.La verdad es que estoy muy cansado.Me debo estar poniendo viejo porque usted sabe lo que a mí me gusta mi trabajo y lo disfruto,pero no doy más.Me mató cabalgar desde Buenos Aires.
_Andá a descansar.Pedí que te preparen un catre y algo de comer.Yo me quedo un rato más y después me regreso a Buenos Aires.¡Adios!.
Cuitiño se volvió hacia Lorenzo que estaba devastado.Nunca imaginó en sus cuarenta y ocho años que viviría una experiencia tan cruel y traumática.Continuaba boca abajo,una puntada dolorosa no le permitía incorporarse.
_Siempre quise verte a mis pies, arrastrándote.
_¿Cuál es el motivo de tanto rencor?_Lorenzo apenas articulaba palabra_No entiendo_Intuía que algo ocultaba la violencia de Cuitiño..
_¿No entendés?,te lo voy a explicar.Amparo Leguizamón. ¿Te dice algo ese nombre? Fue el gran amor de mi vida y vos me la robaste, maldito miserable.
_Yo no sabía...
_A pesar de que nos separaba la posición social ella me juró amor.Yo la adoraba.Nos íbamos a escapar…pero apareciste vos y ella me abandonó como si fuera un perro.
_Nunca me interesó Amparo, una muchachita egoísta y altanera.Era ella la que me buscaba, yo siempre le huía_Lorenzo se esforzaba para hablar.Quería escapar de esa situación pero estaba acorralado.Necesitaba aire. 
_¡Injurias!Amparo era bella,bondadosa...un ángel y usted la ultrajó por eso se suicidó.
Lorenzo se estaba asfixiando.Comenzó a sentir naúseas nuevamente.Despacio logró pararse.Para mantenerse erguido se apoyó en el mismo palo que utilizaron para torturarlo.Le dio asco tocarlo pero no tuvo alternativa,
Cuitiño estaba perdido en el pasado.
_Usted la mató Escalante.
_Se suicidó...porque estaba embarazada de su primo...se lo confesó a su madre en una carta...
_¡Mentira!Usted me la arrebató,la mancilló y la abandonó...._Ciego de cólera le propinó una trompada en la boca del estómago cortándole la respiración a Lorenzo._Saquenlo de mi vista. Enciérrenlo en el calabozo y no le den de tomar ni comer.
Dos soldados lo arrastraron de vuelta a su celda.Antes de salir de ese lúgubre lugar, Lorenzo se quedó helado al cruzar su mirada con la de Juan José Martinez.Estaba atado a un poste con la cara y el cuerpo cubiertos de mierda.Un cartel colgaba de su cuello:”Este es el escarmiento que recibe todo aquel que se opone al Santo Padre Juan Manuel de Rosas”.
En ese momento volvió a desmayarse.Se recuperó a la madrugada del día siguiente.A tientas buscó su ropa, desparramada por el suelo y a duras penas se vistió.
Pasado el mediodía llegó otro compañero de calvario.Su nombre, Manuel Cienfuegos, un ex oficial del ejército de Lavalle. Poco fue el tiempo que compartieron porque enseguida vinieron por él para pasarlo por las armas.El cura Pascual Rivas le dio la absolución y sin juicio previo lo fusilaron.A Cienfuegos lo acusaron de intentar asesinar al Gobernador por el sólo hecho de encontrarlo parado  junto a la casa de Rosas.
Puyol tampoco estaba en el calabozo.”¿Qué habrán hecho con él?”, se horrorizó Lorenzo.Pronto lo supo.
El guardia de turno se compadeció de Lorenzo y le alcanzó un plato de polenta desabrida y un jarro de agua.
_Despacio, compadre, se va a atragantar_le aconsejó al ver cómo devoraba la comida.
Lorenzo lo miró con desconfianza.”Tanta amabilidad ¿por qué?”, pensó.
Lorenzo le devolvió el plato vacío permaneciendo en su mutismo.Sólo un lamento brotaba de
sus huesos, de su alma:”Por favor que termine esta pesadilla, ya no resisto más”.
















                                                             14



La mentira más común es aquella con
la que un hombre se engaña a sí mismo.
Engañar a los demás es un defecto
relativamente vano.
                                                                            F.Nietzche


Cuando Cuitiño llegó a su casa se llevó una sorpresa.Pensaba encontrar a Rafael alterado y angustiado,sin embargo lo vio risueño y sereno.
Se reunió con él en la cocina.Estaba tomando unos mates acompañados por unas confituras traídas del Alto Perú.
_¿Cuánto hace que llegó Rafael?_le preguntó haciéndose el distraído.
_¡Padrino!¿Cómo anda?Por fin estoy en casa.Estoy agotado,por suerte tengo a esta negra linda que ceba los mates más ricos de Buenos Aires.Pruebe estos alfajores de Arequipa rellenos de manjar blanco padrino.Sí,sí,son mi debilidad._lo decía mientras se chupaba los dedos pegoteados de dulce de leche.
_Después...Ahora quiero charlar un poco con usted a solas.Termine de matear y vaya para el escritorio, ahí lo espero_Cuitiño estaba impaciente.
Vio entrar a Rafael relajado, sin cargo de conciencia por haberlo engañado.”¿Qué me esconde este mocito?”Lo miró fijamente.
_¿Pasa algo padrino?Lo noto preocupado.
_No se haga el idiota y desembuche... ¿dónde estuvo?
_Con Urquiza.Le dí la carta del Gobernador, descansé un par de días y regresé.No me pregunte que decía la bendita carta porque no sé. Urquiza tenía un humor de perros.
_No siga tirando de la cuerda y cante el punto.Estoy al tanto de todo lo que hizo.El Goyo lo siguió.

_Así que el Goyo me siguió_Rafael fingió sorprenderse.En varias oportunidades creyó verlos husmeando en Dolores. 
_Hable claro pue’ y no me juegue una manganeta.
_Si ya lo sabe todo_perdió el control y eso le gustó a Cuitiño.
_Pero yo quiero que me lo cuente usted y quiero saber las razones_le replicó exasperado.
_Me calenté con Lourdes Aguirrezabala y la única manera de hacerla pisar el palito fue casándome con ella.El padre Fermín nos casó.El muy tonto se creyó una historia que le inventé...
_¿Qué historia?
_Que estaba peleado con usted, que quería cambiar de vida, que estaba locamente enamorado de Lourdes...
_¿Y no está enamorado?
_Por supuesto que no.Me saqué la calentura y a otra cosa.La estúpida se creyó mi palabrería romanticona. La usé y se la devolví a su abuela.La vieja se puso verde de la furia, hasta me amenazó.
_¿Y usted qué le dijo?_le preguntó con recelo
_Me le reí en la cara.Mire si me va a amenazar justo a mí,al ahijado de la mano armada de Rosas.
_Parece que el refrán “a corazón ladino, lengua no ayuda” no se ajusta a usted m’hijo.Usted sí que sabe enlazar a las mujeres.Aunque ahora está casado y eso es un problemón....
_En absoluto.Antes de marcharnos de Dolores entré a la sacristía aprovechando que el padre Fermín había ido a asistir a un moribundo y arranqué del Libro de Registros que tiene allí guardado el acta de matrimonio.La quemé, así que estoy liberado.No hay testigos.
_¿Por qué no me confió su plan?
_No quería mezclarlo en un asunto de polleras intrascendente.Usted bastante tiene con todos esos unitarios retovados que tenemos que exterminar por el bien de la Patria.
_Así
me  gusta.¡Por fin recobré a mi verdadero Rafael!_emocionado Cuitiño atravesó la habitación y abrazó a su ahijado.

Rafael se mantuvo firme en su papel de hijo pródigo que regresa para continuar la contienda contra los salvajes unitarios, aunque también experimentó una punzada de remordimiento por engañar vilmente al hombre que generosamente lo crió.Pero no tenía alternativa, amaba a Lourdes y tenía que recuperarla.Para eso tenía que encontrar la manera de liberar a Lorenzo.
_¿Y por acá,alguna novedad?_dijo saboreando un excelente jerez que Cuitiño le sirvió para celebrar el reencuentro.
Ciriaco dudó antes de responder.”Este se cree que me va a enredar tan fácilmente.¿Qué estará tramando?Le voy a seguir la corriente y a ver qué descubro”
_Antes me gustaría que me aclare porque se fue hasta Dolores. El padre Camargo o el padre Gaeta lo hubieran casado sin problema en Nuestra Señora del Pilar.Me está haciendo mucho embrollo Rafa.
_Padrino,no quería testigos.Casándonos en Buenos Aires sería más difícil zafar de la situación.Menos riesgos,más placer es mi consigna.
_Puede ser, aunque...
_¿Desconfía de mí?_a Rafael se le estaban acabando los argumentos.”Que me crea, ya no sé que más inventar”
Cuitiño era un pan duro de roer,muy sagaz para tragarse semejante historia,pero también quería a Rafael como a un hijo y ansiaba con fervor que lo que estaba escuchando fuera verdad.Una traición de Rafael lo destrozaría.
_Para nada Rafa....bueno....mientras usted se revolcaba con Lourdes Aguirrezabala encajonamos al tío.
_¿A Lorenzo Escalante?¿por qué razón?_Rafael simuló incredulidad.
_Es un inmundo unitario que conspira contra el Gobierno manteniendo correspondencia con los exiliados en Montevideo y Chile.Ya lo tenía yo entre ojos desde la rebelión de estancieros que se produjo en el sur de Buenos Aires cuando se resistieron a pagar a la gobernación los derechos de enfiteusis.Por un pelo se me escapó el malparido.Esta vez no lo van a ayudar sus relaciones,
_¿Y dónde lo tienen?_Rafael intentó no mostrarse ansioso.
_En Santos Lugares_dijo con firmeza.
“LaCrujía”, el apelativo del lugar explotó en su cabeza.Se decía que se le daba ese nombre al cuartel general de Santos Lugares por el crujir de los huesos de los condenados a ser torturados.
_Padrino dejemos por el momento ese tema, cuénteme ¿cómo anda mamita Pancha? Todavía no la he visto y Jovita no me dijo gran cosa.
_Anda bien, muchacho, un poco triste desde que usted se fue,pero seguro que cuando lo vea se va a reponer enseguida.Usted nunca le haría daño¿no?
_No padrino ¡como se le ocurre!usted y ella son las personas que más quiero.
“Eso lo veremos”, pensó apenado Cuitiño.
Cenaron más temprano que de costumbre. Mamita Pancha estaba feliz de tener a Rafael nuevamente con ella aunque se temía que algo malo sucedía en la relación de su nieto con Lourdes. Cuando la fue a visitar a su cuarto se mantuvo reservado con respecto al tema y ella no quiso insistir.”Ya me lo contará cuando esté más tranquilo”, supuso afligida.
La conciencia de Rafael lo asaeteó sin compasión durante todo el día.Se sentía terrible por engañar a su padrino, hubiera preferido gritarle la verdad pero si lo hacía la vida de Lourdes y su familia corría peligro.Tenía que pergeñar un plan para sacar a Lorenzo de Santos Lugares.¿Cómo lo haría?Deambuló por su dormitorio durante la noche entera pensando,pensando.Se encontraba en un laberinto sin vislumbrar la salida.
Lo desesperaba no poder comunicarse con Lourdes. Era muy arriesgado hacerlo.Si los descubrían todo estaría perdido.Su padrino no era tonto.”Seguro me hace vigilar”, discurrió amargado.
Lourdes.Su corazón sangraba por tenerla en sus brazos.Soñaba que de sus labios de rosa brotaran palabras de perdón y comprensión.¡Cuánto daría por una noche juntos!Pero ese era un anhelo imposible....al menos por el momento.
“Primero el plan de fuga y después veré la manera de ponerme en contacto con ella para resolver nuestro futuro”.
Al alba tenía decidido su proceder.






No hay comentarios:

Publicar un comentario