jueves, 10 de marzo de 2016

CAMINO DE SANGRE Y...ROSAS, Cap 29

"Se apoderaron de mí ideas de libertad, igualdad, seguridad, propiedad,
 y sólo veía tiranos que se oponían a que el hombre fuese, fuese a donde fuese, 
 no disfrutase de unos derechos que Dios y la naturaleza le habían concedido".
 Manuel Belgrano



El potente gong del reloj de pie que enjoyaba la sala, dio las cinco de la tarde. Las amigas entrañables urdían la fuga de los enamorados. Se las veía relajadas, gozando del proyecto que las unía.
Mercedes y Victoria, dos mujeres marcadas por el sufrimiento pero empecinadas en la lucha por sus convicciones. Juraron que ningún hombre les volvería a imponer procederes de vida o atropellarlas con imposiciones, ellas eran independientes.
A pesar de rondar ambas los sesenta, irradiaban belleza, vitalidad y la energía de una quinceañera. Sus ojos mantenían la chispa de una primavera eterna. Sus arrugas, apenas perceptibles, no delataban vejez sino sabiduría y experiencia.
Conversaban animadas, tratando de armar un rompecabezas que tendría como resultado final, la libertad.
Lola, en silencio, les cebaba mate con hojitas de menta y endulzados con miel.
_ ¿Qué noticias tienes de tu hermano Mecha? _ se interesó Victoria con su característica voz rasposa.
_ A salvo en Montevideo. Espero que pronto pueda escribirme.
_ Claro que sí, querida. Gracias a la red que tejió la Logia Unitaria, hoy podemos estar al tanto nuestros afectos que se vieron obligados a exiliarse _ lo expresó con enojo y  nostalgia._ Tú tienes la alegría de saberlo a salvo, en cambio yo...
_ ¡Ay Victoria!, ya no llores, has hecho todo lo posible por tu hermano Francisco. El siguió el camino que creyó justo. Murió con hidalguía. Prefirió la muerte antes que entregarse al escarnio del enemigo.
Francisco Reynafé, acusado por Rosas de asesinar a Facundo Quiroga, caudillo de La Rioja, logró escapar aunque no sus otros tres hermanos, que fueron juzgados y colgados en la Plaza Mayor.
_ Pero Mecha, cuando pienso que se arrojó a las aguas del Paraná y sin saber nadar...¡que muerte, Dios mío! Odio a Rosas, ¡como lo odio! Lo maldigo mil veces a él y a López que traicionó a mis hermanos, abandonándolos a sus suerte.
Estanislao López, caudillo de la provincia de Santa Fe, temiendo que Rosas lo involucrara en el atentado contra Quiroga, entregó a los Reynafé, amigos y aliados, desentendiéndose cobardemente del conflicto.
_ Llegará el momento en que esos malparidos recibirán el castigo que se merecen. Lola, deja ya esos mates y tráenos el licor de naranjas que está en el aparador. Necesitamos algo fuerte.
_ Tú y Pedro han sido mis bastiones, sin ustedes no sé que habría sido de mí.
_ Pedro es un tesoro y te quiere incondicionalmente. No entiendo porque no te has casado con él. ¿Cuántas veces te lo ha pedido? _ se rió buscando aflojar la tensión.
_ Cientos, desde nuestra juventud que viene insistiendo, pero no, nuestro tiempo ha pasado...
_ ¡Tonterías! Ábrete a la felicidad Vicky y haz feliz a ese pobre hombre que te adora. Y ahora, toma ese licor que es una delicia, lo ha hecho Tomasa. ¡Hummm!, esto nos levantará el espíritu._ Continuemos. Así que el mejor día para que salgan de Buenos Aires es el veinticinco de diciembre porque...
_ Porque las calles estarán desiertas. Todos estarán durmiendo luego de una abundante cena de Noche Buena y...
_ Y por haber asistido a la Misa de Gallo, claro. Además la mayoría de los mazorqueros estarán tirados con una "flor de tranca", desatendiendo la vigilancia.
_ ¡Mecha!_ festejó Victoria_ ¡que vocabulario es ese!
_ Así me gusta verte Victoria. La risa te sienta bien
_ Bueno, bueno, sigamos. De Buenos Aires irán San Pedro. Fray Cayetano los puede albergar unos días en el convento. Desde allí a Córdoba. Clara, ¿te acuerdas?, la novia de mi pobre Francisco, se ha ofrecido generosamente a hospedarlos. Clara siempre le fue fiel a Francisco.
_ Tu hermana María Teresa, ¿nos ayudará?
_ No lo dudes. Ella y Froilán los esperan en Sinsacate. Luego Lourdes y Rafael podrán llegar hasta La Domada, en donde mi hermana Catalina tiene una finca alejada del control federal. Allí estarán seguros.
_ Ya que estarán en Catamarca podrán continuar hasta Ipizca. Eulalia estará más que dispuesta a darnos una mano. Tú sabes como es.
_ Una guerrera. No hay quien se le oponga. ¡Que paciencia tiene José Domingo! Eso sí, es una madraza, sus siete hijos la adoran.
_ Te apuesto que un día de estos encabezará una revolución _ profetizó Mercedes.
 Lo que ni Mercedes ni Victoria imaginaban, era que Eulalia efectivamente, encabezaría en 1862 una revuelta que sería conocida como "La Revolución de las Mujeres".
_ Y hablando de mujeres de carácter, ¿sabes algo de Macacha? _ Victoria se refería a la hermana de Martín Miguel Güemes, militar que al mando de sus gauchos cumplió una destacada labor en la guerra de la Independencia.
_ Estamos algo distanciadas. Quiero mucho a Macacha, pero nuestras ideas políticas nos separan. Ella defiende con ferocidad los principios de la Federación.
_ Es increíble la forma en que ayudó a Martín en la guerra.
_ Recuerdas aquella vez que estando Macacha al mando de un destacamento que debía defender la frontera de los realistas, los gauchos comienzan a retroceder ante el enemigo y ella les grita desaforada: "Cobardes, vean como pelean las mujeres en mi tierra", empuña una lanza y a todo galope se enfrenta a las tropas realistas. ¡Que temeraria!
_ Macacha como yo, sufrió muchísimo con la muerte de su hermano
_ ¡Cuanto padeció antes de morir!
_ Y ella a su lado, asistiéndolo. Le escribiré y haz tú lo mismo Mecha.
_ Lo haré. Entre nosotras la distancia nunca fue un obstáculo para fomentar la amistad, una amistad que es fuente de consuelo. En estos tiempos turbulentos, las mujeres que luchamos contra la insensatez y la soberbia de los gobernantes que se niegan a escuchar la voz de la oposición, debemos estar más unidas que nunca para hacerles comprender que sólo el diálogo y la renuncia a los propios intereses podrá hacer de esta tierra una Patria Soberana, digna herencia para nuestros jóvenes.
_ Por eso mismo estamos tratando de poner a salvo a esta pareja, que se enfrenta a un poder político opresivo que pisotea los derechos del hombre.
Y así, entre mates, licores, risas y algún que otro llanto, continuaron planificando y casi sin darse cuenta, dibujaron un mapa de mujeres valientes y audaces, dispuestas a entregarse en cuerpo y alma a sus ideales. Mujeres que amaron a sus hombres, muchas veces pagando un alto costo del que nunca se arrepintieron. Mujeres rebeldes que buscaron su lugar en una sociedad pacata, rompiendo reglas y costumbres puritanas. Mujeres con alma de Patria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario