sábado, 2 de abril de 2016

CAMINO DE SANGRE Y...ROSAS, Cap 39

Montevideo, 3 de Marzo de 1848 

Estimado Rafael:
                         ¡Que alegría saber que están sanos y salvos bajo el amparo de un país hermano.
Mercedes me mantuvo al tanto del arriesgado itinerario que emprendieron.
También estoy notificado de la grata novedad, el embarazo de Lourdes. ¡Cuánto me gustaría abrazarla como cuando era una niñita rebelde y traviesa!, aunque debo admitir, que muy simpática y compradora. ¡Mi dulce Lourdes!
Uno de los motivos por el cual le escribo, es para agradecerle la manera en que puso en riesgo su vida por salvar la mía. Perdone la parquedad y la desconfianza con que lo traté por ese entonces, es que venía atrozmente golpeado por el destino, y usted, mi amigo, era el ahijado de mi peor enemigo. Espero me entienda y disculpe.
El otro motivo es una propuesta. Estoy trabajando en el periódico "El Nacional" de Montevideo, donde colabora Echeverría, otro de los tantos exiliados.
Sería para mí un honor que se uniera a nosotros para vapulear desde aquí la gestión infame de Juan Manuel de Rosas.
El país está viviendo una macabra pesadilla que debe terminar de una vez por todas. Un nuevo partido debe germinar en medio de semejante caos para hallar una solución pacífica a nuestros problemas sociales. Este nuevo partido debe ser representado por las jóvenes generaciones y cuya única fórmula sea: "Mayo, Progreso y Democracia".
Este es el pensamiento unánime de los que hemos sido exiliados y aspiramos a retornar a una Patria limpia de réprobos.
Usted,  Rafael, es parte de esa sangre nueva que tiene en las manos la posibilidad de este cambio radical.
Únase a Echeverría, a Mármol y a un servidor en esta gesta. Sarmiento, desde Chile, hace lo suyo.
Este es el momento oportuno para presionar desde el exterior, alentando a Urquiza para que tome la decisión de enfrentarse al gobierno de Buenos Aires. Sus desavenencias con Rosas se van acumulando desde 1842. Nos hemos enterado que ha comenzado a pertrecharse con el fin de enfrentar a las fuerzas oficialistas.
Conociendo su espíritu indómito, presumo que si el enfrentamiento se cristaliza, usted querrá ser uno de los ejes en las líneas del ejército de Urquiza, Gobernador de Entre Ríos,
Si opta por aceptar mi proposición, me permito aconsejarle que no lo comente con Lourdes. Ya sabemos como son las mujeres, se angustian por todo y lejos de mí provocar sufrimiento alguno a mi sobrina.
Me imagino que para usted será un engorro lanzarse a una nueva travesía estando Lourdes con un embarazo adelantado. Sin embargo, son tantas las ansias que tengo de tenerlos junto a mí...
Le sugiero navegar por el río Uruguay hasta Montevideo. El viaje será tedioso, pero cómodo.
Le confieso, Urquiza ya lo considera su aliado.
Adjunto a esta misiva, otra para Lourdes, obviando por supuesto, mi propuesta a su participación activa en la revolución para derrocar a Rosas. De enterarse, pondría el grito en el cielo y a ninguno de los dos nos conviene. Ella está en contra del derramamiento de sangre. Lamentablemente, nosotros sabemos que el país está en un encrucijada y el combate es la única opción para lograr nuestros objetivos.
Espero cuanto antes su respuesta. Vea la forma de convencer a mi sobrina para emprender un nuevo viaje, quizá tentándola con la presencia de Mercedes en el momento del parto. Mi hermana no tiene impedimentos para cruzar el Plata. Como se dará cuenta estoy ansioso por reunirme con ustedes, mi familia. Aquí, aunque rodeado de buenos amigos, me siento muy solo. Un abrazo.
Lorenzo Escalante.

P.D.: Hay novedades acerca del escandalete de la O'Gorman y el cura con el que huyó. Los encontraron en Corrientes. Un sacerdote irlandés los denunció y los arrestaron. Según dicen los chismosos, ella negó haber sido violada y afirmó descaradamente haber sido la iniciadora del romance y la ideóloga de la fuga. Están detenidos en Santos Lugares. De sólo pronunciar el nombre se me eriza la piel, malos recuerdos. Se rumorea que serán fusilados, y ...¡Camila está embarazada! Otro grano de arena que contribuirá a la caída del tirano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario